Historia del Agua en Tijuana

Cada gota cuenta

Tijuana, la costa occidental del Estado de Baja California, se encuentra ubicada en una de las zonas del país poco favorecidas con fuentes de agua potable; por tal motivo, el Gobierno ha otorgado una gran importancia a los esfuerzos por solucionar los problemas de su abastecimiento del Estado primordialmente, y de la ciudad, en particular.

Por sus condiciones geográficas y climatológicas, así como el continuo crecimiento en el número de habitantes, la dotación del vital líquido en esta ciudad no ha sido fácil. Una Tijuana relativamente joven, comparada con otras entidades del país, ha tenido que enfrentar grandes obstáculos para lograr que el agua llegue a los hogares de sus residentes.

Uno de los primeros esfuerzos por brindar una fuente de abastecimiento para uso doméstico a la ciudad, fue la construcción de la Presa Abelardo L. Rodríguez

Esta obra se terminó en 1937, iniciando su operación oficial en junio de 1938; utilizada hasta 1952 como doméstica-agrícola.

Los habitantes de la región, catalogada como árida, ven aparecer lluvias de extraordinario volumen cada 10 ó 15 años.

El agua captada por las lluvias, cuando estas son copiosas, permite que la Presa Abelardo L. Rodríguez la almacene en cantidades importantes; sin embargo, estas aguas no han sido aprovechadas en su totalidad, para beneficio de la comunidad, debido a la falta de infraestructura hidráulica.

La falta de seguridad que ocasiona la prominente escasez de lluvias, determinó que las fuentes locales de abastecimiento eran insuficientes

Por tal motivo, desde los años 60 se iniciaron los estudios correspondientes al Proyecto del Acueducto Río Colorado-Tijuana, concluyendo su construcción en 1975, alcanzando en 1992 un gasto nominal de 4 metros cúbicos por segundo, agua que es transportada desde el Río Colorado.

Actualmente, la población de Tijuana utilizará como principal fuente de abastecimiento de agua el Río Colorado; por ser éste la fuente más segura con las características necesarias para su potabilización.

Lograr que el vital líquido llegue hasta los hogares tijuanenses requiere el conducirlo a través de aproximadamente 100 km. de canales del Distrito de Riego del Valle de Mexicali y, posteriormente, por 140 km. de tubería pertenecientes al Acueducto Río Colorado-Tijuana.
Esto implica el vencer 1060 metros de carga, cruzando la Sierra de La Rumorosa, ocasionando altos costos de operación, principalmente en energía eléctrica.
Verdaderamente, una labor de titanes…

La ciudad de Tijuana tiene una demanda media anual en agua de 2.4. metros cúbicos por segundo

Para que ésta sea cubierta, hasta ahora ha sido necesario contar con captaciones locales de la siguiente forma:

  • Río Tijuana (0.2 metros cúbicos por segundo)
  • Planta Potabilizadora Abelardo L. Rodríguez (0.2 metros cúbicos por segundo)
  • El resto del requerimiento se cubre a través de la Planta Potabilizadora “El Florido”, por medio del Acueducto Río Colorado-Tijuana (1.7 metros cúbicos por segundo)

De esta última Planta se distribuye el líquido a toda la ciudad, a través de Líneas de Conducción a los diversos tanques de almacenamiento; los más importantes de 120 en existencia, son:

Tanque Capacidad Fecha Construcción
Aguaje de la Tuna 25,000 metros cúbicos 1982
Cerro Colorado 20,000 metros cúbicos 1982
Tanque Otay 20,000 metros cúbicos 1992

Así, los residentes de Tijuana ven llegar hasta sus hogares uno de los elementos más importantes de vida: el agua, cumpliendo con las normas nacionales e internacionales estipuladas.